Buenas noticias para todos, para los amantes de la naturaleza, para el transporte y la movilidad, y para el medio ambiente. El Tren de la Naturaleza, el Cercanías de la línea C-9 que durante casi 100 años ha venido haciendo el trayecto desde Cercedilla hasta el puerto de Cotos, paralizado desde 2019, tiene una nueva oportunidad. Tras largos meses de incertidumbre, de negociaciones entre ADIF y las Consejerías de Transportes y de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Renfe anuncia la compra, entre otros, de 9 trenes alpinos, que volverán a circular por el viejo camino abierto en las laderas de los Siete Picos en octubre de 1919, todo un siglo a sus espaldas.

Quienes hemos subido en este tren hemos experimentado sensaciones únicas. Durante los 19 Km de su recorrido, nuestro tren se va abriendo camino pausadamente, sin prisas, en medio de un extenso bosque de pinos, mientras a su alrededor van asomando las cumbres de la Sierra del Guadarrama: Peñota, Maliciosa, Siete Picos, el alto de la Guarramillas (la Bola del Mundo), y ya más arriba, pasado el puerto de Navacerrada, el valle de Valsaín y el macizo de Peñalara. Todo un espectáculo ante el que extasiarse. Sin embargo, en noviembre de 2019 venció la concesión otorgada hace cien años para la ocupación de varios montes de utilidad pública, que son por los que transcurre la vía, y nuestro tren tuvo que pararse. Y se incrementaron los atascos en la carretera al puerto, la saturación de los aparcamientos, los malos modos y la contaminación.

Pero como no hay mal que 100 años dure, parece que la cordura y la sensatez vuelven a aquellos parajes. Cuando las obras de acondicionamiento y mejora de vías y catenarias hayan concluido, y los nuevos trenes estén en servicio, senderistas, montañeros, esquiadores y todos quienes desean disfrutar de un entorno único como es el Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama, podrán volver a hacerlo con un medio de transporte mucho más respetuoso con el medio ambiente, dejando su coche en casa. La red de transporte público de la Comunidad de Madrid permite que cualquiera de nosotros pueda ir desde su lugar de residencia hasta la estación cabecera en Cercedilla, y disfrutar de un trayecto tranquilo y sosegado, sin preocuparse por las caravanas y los atascos, dejándose llevar simplemente por el espectáculo que se abre a su alrededor.

Y como 100 años de historia son muchos años, quienes quieran conocer algo más sobre el Tren de la Naturaleza y sus andanzas, pueden encontrar un extenso y magnífico artículo en la Wikipedia, que también para esto es útil.

Más información