La Plataforma Regional por la Escuela Pública denunció en septiembre las formas en las que se iba a iniciar curso y la falta de participación y democracia por parte de la Consejería de Educación, quien no contó con la comunidad educativa. En un nuevo comunicado, la Plataforma Regional por la Escuela Pública manifiesta la preocupación e incertidumbre ante el reinicio del curso ya que el final del primer trimestre ha resultado caótico con un porcentaje de contagios disparados, con miles de alumnos y alumnas confinadas y cientos de aulas cerradas.

Entre otras aspectos, la Plataforma reclama una vuelta segura y presencial en las aulas en enero. La presencialidad es la única manera de garantizar igualdad de oportunidades. El despido de cerca de 7.000 docentes para el curso 2021/2022 no era una buena decisión y mucho menos responsable. Cuidar y dotar de recursos a la escuela pública es lo menos que deberían hacer los que ahora nos gobiernan.

A todo lo anterior hay que sumar el proyecto de la nueva ley educativa madrileña, llamada Ley Maestra, que parece venir a consolidar y reafirmar el proceso de privatización de la educación madrileña, descapitalizando la educación pública y vulnerando el principio de equidad e igualdad de oportunidades privando al alumnado de los centros públicos de todos los recursos que necesitan.

Ante esta situación, la Plataforma Regional por la Escuela pública ha solicitado una reunión con carácter de urgencia con la Consejería de Educación a través de las organizaciones que la integran, las más representativas de Madrid.

Para leer el comunicado completo pinchar aquí