“Alimentos desnudos” es una campaña iniciada por la Asociación de Vecinos de Tres Cantos cuyo objeto es erradicar la presencia de envoltorios plásticos en nuestro municipio, favorecer la desaparición paulatina de los envases plásticos de un solo uso y modificar –a través de la implantación del desaparecido sistema de depósito, devolución y retorno— el actual sistema de eliminación del resto de envases de un solo uso presentes cotidianamente.
Actualmente, ya nadie es ajeno al impacto que estos residuos plásticos producen en nuestro entorno más próximo y diferentes hábitats de nuestro planeta. Los océanos nos muestran de una forma muy elocuente la imagen de ese deterioro y el alcance de esa degradación. Como señala Greenpeace, “desde el Ártico hasta la Antártida, en el estómago de una ballena, la nariz de una tortuga, el pico de un ave o incluso en nuestros platos podemos encontrar plásticos; plásticos en todos los rincones del planeta”.
Hoy sabemos que más del 90% del plástico que consumimos no se recicla. Hasta 12 millones de toneladas de plásticos entran en los océanos cada año, ahogando los ecosistemas, provocando daños a la fauna y entrando en la cadena alimentaria. En los países del primer mundo la mayoría de estos residuos terminan en macrovertederos; en el caso de Tres Cantos se entierran toneladas de plástico en el macrovertedero de Colmenar Viejo, quedándose en el medioambiente durante décadas o siglos.
La mayoría de los problemas relacionados con los envases y embalajes plásticos tienen su origen en la producción de los mismos, la mayoría de ellos de un único uso, y en su caso, las marcas responsables de poner estos productos en el mercado no se están responsabilizando de la recuperación y reciclaje de los mismos. Ni las administraciones de regularlo. Además, muchos de los problemas relacionados con la fabricación de estos envases y embalajes son la elección de estos por los productores y manipuladores a la hora de poner en el mercado sus productos.
Además, los establecimientos en su servicio de cara al consumidor juegan un papel crucial añadiendo a nuestros alimentos capas y capas de plásticos innecesarios que tenemos minutos en nuestras manos y tardan cientos de años en degradarse. Nos han obligado durante demasiado tiempo a consumir envases y embalajes plásticos en nuestras compras, y durante años nos han contado que reciclando y mejorando la gestión de residuos podemos solucionar este problema.
La eliminación de los plásticos en general y de los de un solo uso en particular por parte de fabricantes, productores, distribuidores y, también los consumidores a través de nuestra elección de compra, nos debe llevar a poner fin a esta crisis ambiental que entre todos hemos contribuido a crear.
Invitamos a los comercios y tiendas de alimentación en general y a las grandes superficies en particular, al abandono del uso de envoltorios y embalajes plásticos de forma generalizada y específicamente para el caso de toda clase de alimentos.