Artículos

¿qué pasa con los Reyes Magos este año?

             

 

    

¿Ya no quieren venir a Tres Cantos los Reyes Magos? Como ciudadano adulto y como el niño que una vez fui, no entiendo los rumores que llegan sobre los Reyes Magos de Tres Cantos.
Se dice, se cuenta, se rumorea, que sus venerables Majestades de Oriente ya no serán como los recordamos.
Desde pequeño tengo la misma imagen, mis hermanos y yo, el día 5 de enero en la casa de la cultura expectantes, deseando ver aparecer a los Reyes.
Recuerdo sus voces preguntándonos si habíamos sido buenos.
Recuerdo como se giraban allá donde les esperábamos, siempre en la avenida de Encuartes, y nos saludaban cartas en mano.
Aquel hormigueo, aquella emoción que nos desbordaba al vernos reconocidos por quienes tanto esperábamos ver…
Año tras año.
Ya de mayores, con nuestra pequeña de 4 años en la residencia de San Camilo, al rey Gaspar, su favorito, entregarle “lo que más, lo que más quería”. Su carita de ilusión, su perplejidad al oír a Su Magestad llamarla por su nombre.
Así cada año que la llevamos a verlos.
Ahora con 10 años, en esa edad complicada en el límite de saber si aquello en lo que cree es verdad o no, no podemos llevarla a ver a sus Reyes porque, se rumorea que no serán los de toda su infancia.
Ya no tendrán la misma voz, no serán como ella recuerda
¿Qué ha pasado con los Reyes Magos? ¿Ya no quieren venir a Tres Cantos? No lo creo. Ellos cumplen con su deber, ellos no abandonan a sus niños.
No quiero pensar, que ya “no son como eran” porque algún corazoncito endurecido no ha querido que sean.
Los motivos, sean los que sean, no pueden interferir nunca, en la ilusión de los niños. No les podemos “robar” a nuestro capricho parte de su infancia.
Me niego a permitir que algo que caracteriza a los Magos en Tres Cantos, entre otras cosas, es que nos conocen a todos, desde siempre.
Apelo a los políticos que nos gobiernan, a que no se dejen llevar por “rencillas” entre ustedes, impidiendo que los niños de Tres Cantos, tengamos a nuestros Reyes Magos. A los tres. A los de siempre, en las personas que los han representado siempre, aquellos que son capaces de hacernos sentir que la magia, aunque sea por un día, está al alcance de la mano.